La Iglesia Adventista del 7° Día es un pueblo cristiano mundial preocupado de predicar el Evangelio de Cristo a todas las naciones. Este Evangelio consiste en enseñar las Buenas Nuevas de lo que Cristo ha hecho, está haciendo y hará por Ud.

Por lo tanto, la misión de la Iglesia es anunciar las buenas nuevas al mundo en el contexto del mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-12, llevando a las personas a aceptar a Jesús como Salvador personal y se unan a Su Iglesia en la preparación para Su breve regreso.
Este es un mensaje universal, para todos, en todas partes. A “cada nación, tribu, lengua y pueblo”; a cada ciudad, a cada villa; a cada país, comunidad, colonia y “criatura”. O sea, a cada persona (Marcos 16:15).

La Iglesia Adventista es una de las denominaciones que más rápidamente crece en el mundo, agregando a unos 2.300 nuevos miembros cada día.

La Iglesia Adventista ofrece programas y servicios de alto nivel , desde la educación, al cuidado de la salud, a la ayuda para el desarrollo, que tienen que ver con la persona como un todo.

El adventista es un cristiano profundamente estudioso de las Sagradas Escrituras, a la cual considera su regla de fe fundamental. De hecho, a los adventistas se les ha denominado desde antiguo “el pueblo de la Biblia”. También, el adventista es un cristiano convencido del pronto regreso de Jesús al mundo.